Bloc

Procesionaria-0
18/02/2019

Procesionaria

Yo creo, que hay temas que, no importa las veces que hablamos, tampoco lo muy informada que puede estar la gente, porque siempre es importante recordarlo y sobre todo en esta época.

La procesionaria del pino (Thaumatopea pytocampa) es una oruga que vive en nuestros bosques, sobre todo en pinares.

Debido al cambio climático, nos encontramos cada vez más casos de reacciones anafilácticas debidas a estas orugas en épocas del año, que hasta ahora era impensables de encontrarlas. Hasta hace pocos años, se trataba de un problema típico de la primavera, mientras que ahora mismo, podemos encontrar a partir de febrero.

El ciclo de vida de la oruga

Primera fase (julio y agosto): Las larvas nacen, tienen poco movimiento y prácticamente no se mueven de lugar.

Segunda fase (Agosto y Septiembre): Las larvas crecen y comienzan a desarrollar unos pelos urticantes que se pueden empezar a esparcir por el aire. Las larvas forman el nido.

Tercera fase (De Septiembre a Febrero): Las orugas salen de la bolsa para alimentarse durante las últimas horas del día.

Cuarta fase (Febrero-Marzo): Con el objetivo de encontrar un lugar propicio donde enterrarse bajo tierra, las orugas dejan el pino formando una hilera característica (de ahí el nombre de Procesionaria)

Quinta fase: Una vez enterradas, las orugas forman un capullo y esperan de 1 a 3 años para emerger en forma de mariposa. Esta, vive entre 1 y 3 días, tiempo suficiente para aparearse y depositar de nuevo los huevos en las partes más altas de los pinos. Así comenzará de nuevo el ciclo.

Porque son un peligro para los perros?

Durante el Reflejo de Entierro (cuarta fase febrero marzo), las orugas se mueven siempre juntas y en fila. Este hecho, llama la atención de los perros, que se acercan, las tocan. Y como estrategia de defensa, las orugas tienen unos pequeños pelos urticantes que contienen una toxina (Thaumatopeina) responsable de la reacción alérgica en los animales que están en contacto.

Sintomatología:

Nerviosismo, actos de deglución rápidos, se toca la boca con las patas, aumento de la salivación, inflamación de la lengua y de la mocosa oral hasta ser incapaz de cerrar la boca.

Si el animal ha ingerido la oruga, tendrá vómitos y al cabo de una hora la lengua puede volverse morada.

El diagnóstico temprano es fundamental para limitar las secuelas.

Tratamiento:

Bien, el tratamiento es por parte de un profesional veterinario, Y se debe acudir siempre al veterinario, pero si que podemos hacer cosas en casa antes de ir a urgencia. Pero quiero dejar muy claro que a urgencias es obligatoria!

¿Qué podemos hacer?

– Lavar la lengua o la zona afectada con agua caliente, ya que el calor desactiva la toxina. (Otras alternativas son el vinagre o el jabón).

– Nunca se debe frotar la parte lesionada, ya que romperíamos los pelos liberando la toxina.

– Rápidamente llamar al veterinario

Hasta el próximo artículo, Estefania